Entrevista a Meryem Uzerli

La hermosa actriz Meryem Uzerli es una de las protagonistas de El Siglo Magnifico (Muhteşem Yüzyıl en su idioma original) donde se pone en la piel de Hurrem, una bella joven ucraniana llamada Aleksandra, que pertenece al harem del Sultán y que lo enamora perdidamente; sin embargo en su plan se encuentra la venganza por lo que el Sultán le hizo a su familia años atrás, y después de tener 5 hijos con Suleiman, muere por una grave enfermedad que le provocó la pérdida de uno de sus hijos. En esta sección te invitamos a conocer a esta gran artista con una hermosa entrevista.

Te fuiste de Turquía y las noticias dijeron que fue por el síndrome de Burn-out, ¿Cómo la pasaste?

Fue un proceso largo y los primeros momentos los más duros. Después estuve mucho mejor. Dejé que me cortaran el pelo y los puse más oscuros, volviendo a mi look natural. Después monte en bicicleta muy a menudo. Mi tratamiento continuará hasta fin de año. 

 

¿Podes contarnos cómo fue el tratamiento? 

En los primeros 15 días estuve bajo la custodia del médico. Tuve que conseguir medicamentos primero en base química, luego a base de hierbas. 

 

¿Tenías ganas de volver a Turquía, a seguir con tu rol? 

No era el momento. Pensaba en dejar pasar por lo menos un año. ¿Quién sabe? Pero para Hürrem era poco probable. 

 

Sos una de las pocas extranjeras que son amadas en Turquía, comparado solo con jugadores de fútbol, ¿Estabas al tanto de eso?

No, no lo estaba, pero se lo agradezco mucho. Yo también los amaba mucho.

 

¿Cuál es tu secreto para que la gente te quiera tanto? ¿Honestidad o ser natural?

No lo sé, no hay ningún secreto. ¿Quizás por la honestidad ?, ¿quizás porque no miento?

 

¿Te sentiste más segura yendote a Berlín?

No al principio. Por ejemplo, en el klinik, cada vez que sonaba el anillo, tenía miedo. Pensé, vinieron de Turquía y me llevaron de regreso. No estaba en mi mente, por eso vine a Alemania. Lo sé, también hay buenos hospitales y médicos en Turquía, pero me vi en peligro mi salud, ya que mi lengua materna es el alemán, pensé, mejor estar en un hospital en Alemania, porque quería que alguien me entendiera. . 

 

¿Crees que es una mala decisión para una actriz no seguir con su personaje?

Si, mucho. Nunca haría eso, solo tenía cuatro episodios para realizar, pero no pude.

 

¿El papel de Hurrem fue el más importante de tu carrera?

Absolutamente. Estoy  segura de que fue así.

¿Qué diferencias hay entre vivir en Turquía a estar en Alemania?

Estoy en casa aquí en Alemania. Aquí están mis amigos y mi familia. Conozco la ciudad, conozco cada calle. No soy famosa aquí, solo una persona común. No soy una estrella en Alemania. Una persona desconocida y libre, una mujer.

 

¿En Alemania están al tanto que sos una estrella en Turquía?

No, algunos saben que participé en una serie de televisión en Turquía, incluso he dicho que puedo mostrar los DVD, pero lo pospuse. Ahora vivo una vida real. De hecho, la vida de las estrellas no es real, diría yo …

 

¿Podes decir que lo que te paso a vos fue como apretar el gatillo?

No. No puedo responsabilizar a una sola persona por eso, estaría mal. Desde que vine a Turquía he cometido muchos errores. No pude construir un ambiente de «un dulce hogar». Querían darme un apartamento, pero dije que no, y eso estaba mal. Empecé a trabajar como una máquina. La primera temporada fue muy difícil, como todas las series de televisión, todo fue nuevo y nada regular en cuanto al equipo y el trabajo. Incluso cuando creo que soy medio turco, el idioma y la cultura no me eran familiares. La falta de sueño también puede destruir a alguien y eso fue constante. Soy un perfeccionista en lo que respecta a mi trabajo, no quería olvidar las líneas para el día siguiente durante el rodaje, lo que otros intérpretes de origen turco necesitaban para memorizar las líneas solo 30 minutos, yo necesitaba toda la noche hasta la mañana. La segunda temporada también fue muy difícil para mí. Meral se enfermó. Durante su enfermedad, el guión y los lugares han cambiado varias veces, hemos sufrido como equipo. En realidad, esto no fue culpa de nadie. Pasamos por tiempos difíciles. Había mucha gente a mi alrededor, pero me sentía solo todo el tiempo.