Las críticas a la historia que se cuenta

La serie turca El Siglo Magnífico (Muhteşem Yüzyıl en su idioma original) fue muy polémica y criticada incluso antes de su estreno el 5 de enero del 2011. Se pudo saber que en un periodo de tres semanas se recibieron más denuncias que las que se habían recibido durante toda la historia de la televisión hasta el año 2010.

Felicity Party , Great Unity Party y Alperen Hearths miembros de la política de Turquía, declararon su protesta en contra de la serie con un comunicado de prensa. Incluso muchas agrupaciones conservadoras y nacionalistas se manifestaron con el argumento de que retratan a Soliman, el Magnifico como un buscador de placer. Bülent Arınç, viceprimer ministro y ministro de Estado también se expresó en disconformidad realizando acciones legales contra la producción. Debido a toda esta situación desfavorable para la serie, la RTÜK les envió una advertencia con la ley donde informaban que las transmisiones no pueden ser contrarias a los valores nacionales y morales de la sociedad turca, artículo que se basa en el número 4 de la ley 3984.

 

El Siglo Magnifico fue muy popular en Grecia, aunque el obispo de Tesalónica, Anthimos y el partido racista Golden Dawn condenaron y protestaron la serie y se expresaron diciendo: «Yo no veo series de televisión turcas, y tú tampoco deberías», algo que se escuchó hasta en los sermones. La prensa también se hizo eco de este hecho y comentó que Salomón, el asesino del pueblo en nuestras televisiones» y «Están turcando la sociedad griega».

A pesar del éxito que se sobrepuso a todas las críticas, la serie cuenta con varios errores históricos que los expertos en la materia estudiaron con detalle como la disposición de los asientos, la comida, la ropa y los muebles, y se explicaron las inexactitudes. Incluso una profesora de estudios otomanos de la Universidad de Nueva York afirmó que no se encontraron informaciones detalladas sobre el harén y resultaría imposible escribir un escenario coherente que pueda explicar como fue.